miércoles, 22 de octubre de 2014

Los versos recién comienzan

Continuando con el cuedernito de poemas, hoy traigo tres más. Con palabras inventadas, se centran en hechos, que suceden día a día, la rutina, la discriminación y conflictos en general. Son muy distintos, pero en tiempo son cercanos.

     Espera Melódica Silenciosa lo escribí el 16 de octubre de 2013, y no recuerdo si fue o no en el cuaderno. Ese fue el primer poema, pero arranqué la hoja y lo di a alguien para que lo publicara, o qué se yo. Luego, lo volví a escribir (pues le había tomado una foto), y lo volví a sacar en vacaciones de invierno, al regalárselo a una misionera española como recuerdo mío. Para mí, es un poema muy valioso, como todos, pero ése más aún, pues es el primero de esta etapa, y el primer poema mío que me aprendí casi completo de memoria; y aún, sin tener para leerlo, puedo escribir gran parte de él:
Espera melódica silenciosa,
La gente aguarda en sus asientos.
Su egoísmo y temor
Se nota en sus miradas;
Su tristeza y ambición
Se nota en su ser;
Su egoísmo y desempatía
Se nota en su actuar:
En apartarse un asiento
Del hermano que aun lado está.

     Si bien, la rima y la historia es muy mala, lo divertido es que este poema, primero fue un dibujo, que me motivó hacerlo una sala de espera, y de allí viene el nombre de Espera. Lo de melódica, es porque había una música ambiental muy sutil y que amenizaba el grave silencio de la gente. Ese silencio melódico, es que no estaba en silencio el lugar, pero sí lo estaba. La gente llegaba, miraba al que estaba sentado de pies a cabeza, y prefería correrse una silla más allá para no estar con él. Ese sentimiento de disgusto por la actitud fue lo que me llevó a escribirlo.

     Luego, pasan poemas de confesión, que nadie ha leído, a no ser que mi amiga se haya molestado en leer tan aburrido presente. Llego luego a otro poema simpático, como lo es Coca con limón, el que describe una de mis mañanas de soledad en la casa, donde despierto tarde, reviso el teléfono, desayuno un vaso de bebida con un trozo de limón flotando en ella, y ya no puedo seguir durmiendo. Lo que me gusta de escribir esas cosas tan simples e insignificantes, es que al volver a leerlas, vuelvo a recordar aquel momento y me veo nuevamente tirado en la cama, vistiendo pijama:
Coca con limón, mi desayuno
Acompañado de un mensaje al celular.
Ruidos interrumpieron mi descanso,
Ruidos que me han hecho despertar.
Mi pijama es ahora mi escudo,
Las emociones me invaden al pensar.
El cielo de gris, torna a celeste:
Creo que un gran día va a comenzar.

     Este poema se encuentra completo en mi página de poemas, en donde he filtrado algunos. En seguida de escribir ese, escribí Trompeta Multicolor, que en realidad, había escrito la primera parte en abril, y luego, en octubre o noviembre, al transcribirlo al cuaderno, le añadí más versos. Lo que me llevó a escribirlo, fue la toma que se le hizo al liceo cuando yo era presidente del CDA, y me opuse a realizarla, pues no tenía sentido. Los muertos alardeantes, era un grupo reducido que movió masas en mi contra, y rompieron mi trompeta multicolor, que representa mi voz pluralista y motivadora, por lo que debí cantar a capella, sacando autoritarismo y opresión. Ellos sabían que no conseguirían nada con la toma, ni lo hicieron, sólo querían la toma. Ese poema también está completo en mi página:
Soy un unicornio
Que va de paso por este mundo fugaz.
Al sonar de su trompeta
Levanta muertos alardeantes
Que aúllan por su bello y hermoso sonar.
(…) no logran lo que pedían,
Pero sí lo que querían:
No era algo mejor
Que mi trompeta multicolor.

     Ahora, la temática de los poemas, cambiará en los siguientes, pasando más a enfocarse en mí. Es así, como se encuentran desilusiones amorosas, enamoramientos, logros, sentimientos y demás, pero propios. Una pequeña muestra de eso han sido el poema del Unicornio y Coca con Limón.

1 comentario:

  1. Hola Javier , mi nombre es Franco Ruiz, e leído algunas de las cosas que escribes y no puedo dejar de pensar ; por que un joven que parece inteligente asume una postura desdeñosa hacia los que llamas comunistas , te refieres a Pinochet y sus secuaces como si fueran héroes , gastas tu tiempo leyendo a H. Perez de Arce como quien lee a Jean Luc Nancy y das referencias tomadas del mercurio como si este diario fuese el símbolo de la verdad y transparencia .Por su puesto que tienes todo el derecho de admirar a quien tu estimes conveniente pero tanto prejuicio y falta a la verdad en un Joven como tu , que insisto parece inteligente , me parece sospechosa :
    Un par de cosillas :
    Sea respetuoso del dolor ajeno ,las violaciones a los derechos humanos son igual de graves si es una o tres mil.
    Sea valiente y diga siempre la verdad aun cuando el agravio sea tan grande como la muerte .Solo los grandes reconocen sus errores y ponen pecho a las balas , los cobardes se mueren de viejos tratando de hacer creer que fueron santos barones pero todos sabemos que fueron oscuros , turbios y maliciosos.Esa es realidad y no otra.
    No se haga cargo de los pecados y prejuicios ajenos , construye tu pensamiento a la luz de la libertad , todas las ideológicas son posibles
    es innecesario justificar tu pensamiento defendiendo a delincuentes u ofendiendo al que es diferente a ti .
    No existe merito alguno en provocar rabia en los demás , o que si es importante es preguntarse por que me gusta hacerlo .
    Desconfía de los que te elogian , todos ellos te negaran ( como casi todos los que apoyaron a Pinochet lo niegan hoy) si es algunas vez estas en problemas.
    Cuando una persona que quiero mucho me leyó tu blog lo encontré super desubicado , ahora ya no , por que me queda claro que eres solo un niño confundido.
    Un abrazo .
    Franco Ruiz



    ResponderEliminar